17 de enero de 2013

Papaíto Piernas Largas, de Jean Webster

Entre los libros de la infancia de muchas personas de mi género, tengo la certeza que éste se encuentra, de una u otra manera. Yo, por lo menos, no oí hablar de él hasta que estuve en mi último año de colegio, y en un principio no supuso un mayor interés.

Una de mis librerías favoritas tiene libros que no suelen verse, con ediciones extranjeras que no llegan a las de mayor prestigio. Es un lugar pequeño, con la mayoría de sus libros en delgados estantes y otro tanto amontonado en el suelo. Fue un día que paseaba por ahí y que no pude resistir entrar a mirar un rato, que encontré Papaíto Piernas Largas, de Jean Webster, en uno de los estantes, al parecer recién llegado. Obviamente, como librería pequeña e independiente, no tenían muchas copias. Después de darle unas vueltas, me decidí a comprarlo.

¿Alguno de ustedes lo ha leído? Hace unos días acompañé a mi hermana a un gimnasio, y mientras la señora que estaba aen la mesa a mi lado veía una película increíblemente ruidosa en su computador, yo me sumergí en la lectura, después de tener la pobre novela guardada varios meses.


Sinopsis
Judy, una niña abandonada, ha vivido sempre en un hogar de huérfanos. Cuando, a los 18 años, debe comenzar a valerse por sí misma, se produce un inmenso cambio en su vida. Uno de los directores del hogar, quien desea guardar el anonimato, la envía a un internado universitario para que continúe sus estudios, proporcionándole todos los medios para ello. Así, junto a las demás estudiantes, Judy deberá adaptarse a un mundo desconocido para ella.

Opinión Personal

Judy acaba de terminar sus estudios escolares, y tras 18 años, sigue en el anticuado orfanato John Grier, donde trabaja por su estadía. Un día, la solicitan en la oficina de la matrona, y mientras baja las escaleras, alcanza a ver a uno de los benefactores que se ha quedado rezagado. Sólo ve su espalda, pero nota que posee unas piernas muy largas, lo que le recuerda a una araña "papaíto piernas largas". Es la matrona quien luego le cuenta que aquel hombre se ha convertido en su tutor, y que le enviará a la universidad para que se convierta en una escritora. La única condición es que le envíe cartas mensualmente, como muestra de agradecimiento, que por supuesto él no responderá, debido a su decisión de permanecer en el anonimato. Sin saber cómo dirigirse a este desconocido, Judy comienza a llamarlo afectuosamente Papaíto Piernas Largas en sus cartas, en recuerdo de su altura.

Tras años sin gozar de privacidad y libertad, y sin viajar y conocer el mundo más allá del orfanato, todo supone una maravilla para la joven Judy. Comienza sus estudios en la universidad, donde pronto hace amigas con las que compartirá durante los siguientes cuatro años.

Es una novela epistolar, su historia contada a través de las cartas de Judy a Papaíto Piernas Largas, dotada de graciosas ilustraciones de la autora. El lenguaje es sencillo y ameno, y la lectura muy rápida. No tardé en encariñarme con Judy, que es una chiquilla alegre y creativa, muy amistosa, y que pese a tener un benefactor rico, sigue siendo humilde, sencilla y muy agradecida. Son evidentes los contrastes con sus amigas, Sallie y Julia, debido a que ambas han nacido en familias con padre y madre, y cuentan con una posición social diferente, sobre todo Julia, que pertenece a una familia muy distinguida. De Papaíto no sabemos nada hasta el mismo final, excepto de que pese a la distancia que supone el anonimato, es un ser preocupado y bondadoso, y supone la única noción de familia que Judy conoce.

Las aventuras de Judy en la universidad, con sus compañeras, durante sus vacaciones y pequeños viajes, me han encantado. Disfruté mucho leyendo esta divertida novela, y el final es simplemente perfecto. Es muy tierno, muy bonito, y el broche de oro para un libro que definitivamente tendría que haber conseguido antes.

Sobre la autora
Jean Webster nació en Fredonia, New York, en 1876. Escritora norteamericana, fue autora de muchas novelas, las más conocidas protagonizadas por jóvenes agradables y su madurez intelectual, moral y social, siempre dotadas de una buena dosis de humor. Entre sus obras más destacadas se encuentran Papaíto Piernas Largas (1912), y Mi Querido Enemigo (1915).

1 comentarios:

Jocelyn Albino dijo...

Lei esta novela cuando estaba en escuela elemental, alla para el 1970. Hoy, luego de 40 años, lo busco parz volver a leerlo. Espero encontrarlo. Me fascinó en aquella época y se que lo hará ahora de nuevo.

Publicar un comentario

 

Blog Template by BloggerCandy.com