24 de marzo de 2013

Bajo la Misma Estrella, de John Green

Muchos de mis libros favoritos son desconocidos en una gran parte del universo. Desconfío bastante de los libros populares, porque en general los recomiendan personas con gustos literarios en absoluto similares a los míos. En momentos así, prefiero tomarme un tiempo para que bajen los humos, los fanatismos extremos, y leer tranquilamente, sin sentir que lo hago como por una especie de presión.

Sin embargo, mentiría si dijera que es lo único que me detuvo. Por supuesto que el tema del cáncer es delicado, pero en mis circunstancias, y las de mi familia en general, es un tema aún más difícil de tratar. Y pensar que estaría recordando momentos doloros todo el tiempo me detuvo por mucho tiempo de acercarme a este libro, independiente de que me saturara, independiente de su autor y eso de los nerdfighters que, sinceramente, me tiene harta.

Lo empecé a leer en el celular cuando las comprensivas recepcionistas del colegio de mi hermana y antiguo último colegio mío me tuvieron casi una hora sentada esperando un día que tenía que retirarla con urgencia porque estaba en enfermería y no llevé mi identificación. Si a alguien le interesa saberlo, no, no la dejaron salir.

Sinopsis
Hazel acaba de cumplir 16 años. Y tiene cáncer. A pesar de que un tratamiento ha conseguido reducir su tumor de forma casi milagrosa, es una enferma terminal. Los médicos no pueden decirle cuánto tiempo le queda; solo sabe que debe vivir pegada a un tanque de oxígeno y sometida a continuos tratamientos. Desde hace unas semanas, Hazel forma parte de un grupo de apoyo donde otros chicos como ella comparten sus experiencias. En realidad, ella acude más por obligación que por voluntad; ¿qué sentido tiene hablar con otras personas de lo que nadie puede cambiar? Pero su vida da un verdadero vuelco cuando conoce a Gus Waters... Os preguntaréis: ¿quién es Gus? ¿Y cómo puede cambiar una sola persona la historia de otra?

Opinión Personal
Hay libros que se leen muy rápido, que son ágiles y entretenidos, y que en un día ya pasan a la lista de leídos. Otros que toman bastante tiempo, que te encogen el corazón, te dan un dolor de cabeza o simplemente exasperan hasta un punto de querer tirarlo por la ventana. Para mí, Bajo la Misma Estrella –título que, a propósito, no me gusta en absoluto, y no sé cómo es que a nadie se le ocurrió uno más acorde al original– es un poco de ambos: lo empecé a una velocidad sorprendente, y de pronto empecé a ir cada vez más lento, leer menos páginas, y después a leer diez capítulos en tiempo récord. No por su dificultad, sino porque me tenía con un nudo en el pecho.

La forma en que está narrada es sencilla, pero carga con mucho significado. Hay infinidad de metáforas, símbolos, imágenes y filosofía para contentar a una persona que prefiere el contenido a la forma. Atesoro en mi corazón muchísimas frases, que simplemente llegan directo al corazón. Los personajes no son demasiados, pero están muy bien desarrollados y uno logra encariñarse fácilmente con ellos, empatizar con sus angustias y reírse de su extraño sentido del humor. Hazel me gustó muchísimo como protagonista, y me encantó su forma de pensar, aunque admito que su forma de actuar no siempre me pareció la más razonable. Augustus, por otro lado, es del tipo de personaje suficientemente peculiar como para entrar a mi lista de favoritos, y su historia con Hazel sencillamente me llegó al corazón, lo que, en mí, bueno, es difícil.

El tema del cáncer está muy apegado a la realidad. Sé de primera mano, y juro desearía todo lo contrario con todas mis fuerzas, cómo es ver a un ser amado consumirse productor del cáncer. Cómo es ver que una persona que siempre se vio sana, estuvo enferma desde hace mucho y en menos de dos meses su salud empeora hasta el punto de ser internado de urgencias en un hospital. Sé que los enfermos de cáncer no viven hasta el último minuto rebosantes de buen humor, luchando una gran batalla como verdaderos mártires, y llega un momento en que realmente no dan más. Lo viví, y los últimos diez capítulos de esta novela fue regresar a principios del año pasado, recordar la enfermedad de mi tío abuelo, a quien veía más que a mi propio padre, el breve tiempo en que estuvimos juntos, cómo me dijo que yo era como una nieta para él aún sin serlo realmente, y su repentina muerte. Y es eso lo que hace tan especial a esta novela, al menos para mí, porque independiente de la historia de los personajes y la tristeza que provoca, es una verdadera catarsis; sinceramente, lloré muchísimo leyéndola. Es a través de este fluir de sentimientos donde está su punto fuerte, y lo que la convierte en un punto brillante en un mar de manchitas opacas; y al terminar, es sentir una ligereza en el pecho después de sufrir, y alcanzar una especie de paz. Supongo que mucho influye el hecho de que mi tío abuelo haya tenido cáncer, y de que yo siga llorando cada vez que lo recuerdo, y que este dolor sea el que me haya hecho conectar con la historia y tener esta experiencia catártica.

Es una historia fresca, dotada de mucho humor, pero también muy desgarradora y que deja muchas preguntas al aire, y nos hace cuestionarnos nuestro lugar en el mundo, la fugacidad de la vida y el vivir con dolor, tanto físico como psicológico. Lo recomiendo sin lugar a dudas.

Sobre el autor
John Green nació en Indianapolis en 1977. Se graduó en Lengua y Literatura Inglesa y en Estudios Religiosos en el Kenyon College. Tras empezar carrera en el mundo editorial como crítico y editor, publicó su primera novela Looking for Alaska en 2005, que le valió una medalla Printz y lo situó en el top diez de mejores novelas juveniles. Sus siguientes trabajos, An abundance of Katherines (2006) y Paper towns (2008), le han convertido en uno de los autores más reconocidos del género novela juvenil y crossover. Ha sido galardonado con el premio de honor Printz, el Premio Edgar, y dos veces finalista del Premio Libro del LA Times.

3 comentarios:

Sandra Paola dijo...

Yo me lo leí y llore mucho :(
pero me encanta :D
Gracias por la reseña !!!

-●๑๑ CαяöLiine." dijo...

Lore y llore y llore con ese libro .. pero esta hermoso.. me encanto porque es realista en cuanto a las relaciones cotidianas <3

Sofía Vargas de la Vega dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Publicar un comentario

 

Blog Template by BloggerCandy.com