4 de septiembre de 2013

Orgullo y Prejuicio, de Jane Austen

Es una verdad reconocida universalmente que a todo hombre soltero que posee una gran fortuna le hace falta una esposa.

Uno de los inicios más famosos de la historia de la literatura, y la frase que nos introduce a una novela que, pese a sus doscientos años de antigüedad, conserva su fresca e ingenio intactos.

Orgullo y Prejuicio es la tercera novela de Miss Austen que he tenido el placer de disfrutar, y es tal vez aquella que, hasta el momento, ha dejado una marca más profunda en mí. Es una historia inmensamente apreciada a través de los años, y así mismo, inmensamente incomprendida, generalmente leída sin ojo analítico ni un contexto apropiado.

Lo primero que es necesario tener en cuenta a la hora de comenzar su lectura, es que esta novela está clasificada como una sátira, y que debe interpretarse como tal. Su principal intención es crear un vivo retrato de la sociedad de la época y sus costumbres y convenciones, dotado de ironía y crítica.

Su historia nos traslada a Longbourn, en el condado de Hertfordshire, propiedad del señor Bennet y que, para desgracia de su esposa y sus cinco hijas casaderas, se encuentra vinculada y será entregada en herencia al pariente varón más cercano. La trama se pone en marcha con la llegada de un joven rico, el señor Bingley, a una propiedad cercana, Netherfield Park, y la oportunidad excepcional de que se una en matrimonio a alguna de las damas de Longbourn. 

La relación de Elizabeth, segunda hija de la familia Bennet, y el señor Darcy, amigo íntimo del señor Bingley, tiene un mal comienzo. Las actitudes orgullosas y la altanería de él le llevan a ganarse un mal concepto de la gente en general del condado, y de Lizzy en particular por un desaire de su parte, al calificarla como apenas pasable. De la indiferencia a la admiración, de la aversión a la comprensión, de la sorpresa al amor, los sentimientos que terminan teniendo el uno por el otro están bien fundados, con bases sólidas y razonables, en un perfecto equilibrio entre los dichos del corazón, que pueden ser buenos y correctos, y no alejados de la prudencia, y los de la razón y el sentido común.

Es pasable, pero no lo bastante bonita como para tentarme a .

 Los personajes de la novela, sobre todo Elizabeth y el señor Darcy, presentan una clara evolución a lo largo de la historia, lo que aporta profundidad y un gran realismo. Lizzy es una mujer inteligente, de carácter, que no se deja intimidar por nada ni nadie y con sus ideas claras, y que no teme decir lo que piensa; sus actitudes y forma de ser, bastante particular para la época, es fácilmente traducible a la mujer moderna, y se ganó mi absoluta admiración como modelo femenino. 

No me considere usted una dama elegante que pretende fastidiarlo, sino una criatura racional que dice la verdad de todo corazón.

Orgullo y Prejuicio es una novela de gran profundidad, y que si bien es sencilla en apariencia, retrata un rico mundo interior a través de sus personajes, haciéndonos partícipes de sus pensamientos y de su sentir, agregando complejidad a la historia.

La diferencia de fortuna y de clase social es un tema bastante importante, y haciendo uso de la ironía como recurso humorístico, la autora retrata las distintas actitudes que en un amplio rango de personas. Aunque, si he de quedarme con alguno de los temas tratados, debo quedarme con dos: el matrimonio basado en el afecto sincero, aunque no carente de la debida prudencia, y la importancia del respeto mutuo en una pareja, el cual debe ser ganado y no otorgado instantáneamente; y por otro lado, el hecho de que el afecto no es suficiente y antes de tomar una decisión impulsiva, es necesario tomarse un tiempo y meditar ¿qué quiero hacer con mi vida?

Jane Austen era una gran observadora de la naturaleza humana y del mundo a su alrededor, y a través de esta novela, su querido tesoro, nos muestra no sólo la crítica, sino valiosas lecciones que tener en cuenta en nuestra vida, para todo aquel que se de el tiempo de buscarlas. 

7 comentarios:

Lucía dijo...

¡Me ha gustado mucho tu reseña! Ahora mismo estoy leyendo Sentido y sensibilidad; es la primera vez que leo a Jane Austen, y la verdad es que estoy disfrutando mucho de la lectura. Tengo Orgullo y prejuicio esperando a ser leído en la estantería, pero lo cierto es que le tengo un poco de miedo porque todos dicen que es una obra mucho más compleja y que muchos no logran entenderla al cien por cien; lo bueno es que ya voy avisada, así que tendré los cinco sentidos puestos en el libro cuando lo lea, jajajaja.
Tienes un blog fantástico así que me quedaré por aquí :)

Jane Austen dijo...

Qué ganas tenía de leer tu reseña de este libro!! Jane Austen era única!! Escribía de lo que sabía, de lo que veía y consiguió hacer ese pequeño mundo universal. Es increíble estar leyendo y ver que coincides o te identificas con personajes que vivieron en un momento que nada tiene que ver con el nuestro.

Lograr algo así está al alcance de muy pocos. Por eso me molesta mucho cuando la gente dice bah era una cursi o solo escribía novela rosa. Y digo cómo se nota que no han leído nada suyo, ni disfrutado de su ironía,...

♕ ‏P o l y dijo...

Que linda la edición! <3

Dark Birds:3 dijo...

Hey! que te he concedido un premio en mi blog, espero lo veas!

http://darkbirds-books.blogspot.com/2013/09/en-la-cabeza-de-missy-1.html

Y también espero que respondas las preguntas!.

So...
Besos Psicóticos y que la suerte esté siempre de tu lado.
Missy

Carmen Forján dijo...

Buenísima reseña en la que has captado a la perfección el calado y profundidad de esta magnífica novela, Ulises.
Un abrazo,

Edelia dijo...

Es una de las reseñas más completas que he leído de uno de los libros de Austen. Yo todavía no he empezado, siempre los veo ahí para comprar pero me decido por otro y nunca lo cojo.

¡Saludos!

Perfida Canalla dijo...

Brutal.
Me encanta. lo leo una vez al año.
Por cierto soy Pérfida
Un saludo coleguita

Publicar un comentario en la entrada

 

Blog Template by BloggerCandy.com